martes, 17 de agosto de 2010

Y la corbata?


Hace ya algunos años que comenzó a dejarse de usar poco a poco.

En nuestras clases de Imagen Masculina lo definimos como el elemento más versátil del guardarropa para los hombres.
Tiene por sí sola la capacidad de levantar un traje normal y hacerlo altamente elegante o que luzca más caro.

Sin embargo todo indica que de a poco la corbata va cediendo su espacio...

Nuestra tema de debate que queremos preguntar es:

1) a todos los eventos formales se puede hoy asisitir sin corbata?
2) proyecta la misma autoridad un hombre sin corbata que uno con?

Nos encantaría conocer su opinión!!

6 comentarios:

Rodrigo E. Maffei Gaido - RMG- dijo...

La moda es un fenómeno cultural con el cual estamos en contacto de manera permanente a lo largo de nuestra vida cotidiana.

Se puede estar a favor o en contra de las costumbres y conductas que en definitiva genera la moda, e incluso podemos resistirnos en algunos casos a seguir sus dictados aparentemente impersonales, pero no podemos estar afuera de su ámbito de influencia.

Al ser un fenómeno cultural, un comportamiento común adquirido que se comparte con los otros miembros de la sociedad, se transmite socialmente y requiere de aprendizaje, también va sufriendo modificaciones y alteraciones. Tal es el caso del uso y desuso de la corbata en nuestros tiempos.

Si bien la corbata continua siendo uno de los accesorios masculinos de elegancia por excelencia, su uso está disminuyendo a causa de las modificaciones culturales. Aunque las buenas costumbres y las reglas protocolares de elegancia y etiqueta nunca desaparecen.

La corbata es un signo que marca indirectamente un lugar social, el estrato de pertenencia de una persona, y nos puede estar definiendo también sus funciones sociales. Refleja de forma precisa la personalidad de un hombre añadiendo distinción a través del estilo, el color y la textura de la misma.

Manquel dijo...

Con relación a la pregunta sobre la posibilidad de asistir a un evento formal sin corbata, la respuesta definitiva es no. Si un evento es formal indefectiblemente implica que el hombre que asista deberá usar saco y corbata.
Nada mas incómodo que asistir a un lugar y darse cuenta de que no se esta vestido de acuerdo a la ocasión.

Con respecto a la proyección de autoridad, el hombre con traje formal y corbata proyecta mayor autoridad que uno en camisa o remera.

Podrá gustarnos la corbata o no, pero siempre la vestimenta debe ser acorde a la situación. Uno no se viste igual para asistir a un casamiento, que para ir a una reunión con la maestra de los chicos o para una entrevista de trabajo para un cargo ejecutivo en una empresa multinacional. La ocasión y el mensaje que uno quiere transmitir a través de la indumentaria darán la pauta de cómo vestirse adecuadamente.

Sandy y María Pía dijo...

Gracias por opinar!!

Stella dijo...

me parece que estamos transitando una sociedad desestructurada. Hoy pareciera que da lo mismo usar corbata o no. Como si el hábito no hiciera al monje.
En realidad, no lo hace, pero creo que es muy importante mantener las formas y la imagen.
Como decía mi abuelita, lo importante sigue siendo ser y parecer!

Sandy y María Pía dijo...

Stella, justamente! Cuando hablamos de imagen, apuntamos ahí: a trasmitir lo que somos!!

Gracias por comentar!

besos!

Ana dijo...

Creo que depende el ámbito en el que uno se mueva la corbata pierde o no protagonismo.
Sin duda alguna, en el ambiente laboral aún no perdió mucha fuerza. Hay empresas que implementan el “casual day” para los viernes. Y es solamente eso: un único día en la semana en el cual está permitido no usar traje y corbata.
En algunos casos, suele ocurrir que ante una presentación imprevista, expone el empleado con mayor presencia antes que el más capacitado… o en otros casos, se le presta una corbata a quien debe hacer dicha presentación.
Esto, de alguna manera, nos indica que la corbata (acompañada por el resto del vestuario) aún sigue siendo un signo de posición profesional.